TuWeb
JUVENTUD EN LA ACTUALIDAD
EL HIP HOP
Álbum de Fotos
Mi currículum
EL ROCK
Mis enlaces
Mis enlaces nuevo
 
JUVENTUD EN LA ACTUALIDAD

La Juventud, que es la esperanza de un pueblo, de una nación, de la humanidad. La juventud, que es una etapa de formación, pero en la que hay una serie de fuerzas vitales en la persona que la hacen especialmente propicia a la actuación política, a la defensa de ideales nobilísimos.

El muchacho joven, por un sentido simplemente natural, aspira con facilidad a los más grandes y nobles ideales. Por eso en todo movimiento renovador o en todo movimiento revolucionario, e incluso de ideas equivocadas, la juventud siempre tiene una participación mayor. Por razones biológicas y por razones sociales; cuando la gente es mayor no se puede comprometer de la misma manera a la hora de ir a poner unas bombas, en el caso malo digamos, o de hacer una propaganda o de enfrentarse en el campo de batalla; pues normalmente no son los mayores con sus achaques los que lo hacen, sino que son los jóvenes; y así, todas las revoluciones, las cruzadas, las grandes batallas y empresas las ha protagonizado casi siempre el elemento joven dirigido casi siempre por alguien más veterano porque eso es importante, pero a veces por gente muy joven. Ha habido reyes como Jaime el Conquistador que eran jovencísimos o un Alejandro Magno que sabéis que hizo la conquista de imperios y mundos impresionantes; muriendo con treinta y tres años nada más. De manera que es la edad propicia en la cual todas estas potencialidades del ser humano se pueden desarrollar de manera plena.

Ahora bien, por el contrario. también el joven tiene unas dificultades de falta de perseverancia, de falta de recursos, de falta de medios, de estructura psíquica más inestable, más frágil que la de una persona adulta, como es natural. Y aquí es donde quiere incidir el enemigo de nuestra Civilización, el enemigo de nuestra Cultura, el enemigo de nuestra Religión y de nuestra Patria, para orientar a la juventud de manera equivocada. Lo veis en el caso de los jóvenes que están asolando el País Vasco, pues es como consecuencia de que son más manipulables; pero son manipulables en otras direcciones. Son manipulables a la hora de convertirlos en consumistas, a la hora de provocar en ellos ciertas pasiones y ciertos vicios que les alejen de esos sanos ideales por los que podrían encabezar otra vez una revolución, una reconquista, una cruzada o como queráis llamar a una gran lucha organizada en defensa de nuestros ideales. El sistema sabe que la juventud le puede hacer mucho daño y por eso hay toda una política programada en las covachas del mal para que la juventud no se rebele. ¿Cómo se consigue esto? Pues, mira chico preocúpate de mucho sexo, toma drogas, si quieres, para aguantar mejor; diviértete, pásatelo bien, tú no te compliques, toma motos... En fin, es lo que intentan con la juventud. Previamente han intentado otro paso más que es reducir al máximo el número de jóvenes. ¿Cómo se reduce al máximo el número de jóvenes en todo el mundo occidental? Con el aborto, con los anticonceptivos, con la reducción de la natalidad por los mil métodos que hay. Y después con los jóvenes que queden, que no sean capaces de enfrentarse a los males de su Patria; eso se hace alienándolos, ya digo, desde la televisión a las discotecas hay mil maneras.

Marihuna
Poppers
Cocaina

DROGADICCION

De todo el mundo llegan datos desalentadores. El Office for National Statistics de Gran Bretaña indicó que en ese país “el 12% de los alumnos de entre 11 y 15 años había consumido drogas el pasado año [...]. El cannabis [marihuana] fue, con mucho, la más utilizada”. Especialmente preocupante es el hecho de que “a más de un tercio de estos jóvenes (el 35%) les habían ofrecido una o varias clases de droga”.

Un informe respaldado por la Unión Europea revela también que entre la gente joven “es cada vez más habitual beber hasta emborracharse”. El informe añade que el “alcoholismo tiene, a corto plazo, consecuencias nefastas, tales como accidentes, violencia y envenenamiento, así como problemas sociales y del desarrollo”. Un estudio realizado en Japón señala que “las drogas más utilizadas por los adolescentes del país son los disolventes orgánicos, que pueden inducir al uso de otras sustancias”.

En vista de lo mencionado, es comprensible la siguiente declaración del secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan: “La droga está destruyendo a la sociedad, fomentando el delito, esparciendo enfermedades como el sida y acabando con nuestros jóvenes y nuestro futuro”. Con frecuencia, los toxicómanos se ven envueltos en el tráfico de estupefacientes y en asesinatos. Asimismo, son víctimas de la violencia o tienen relaciones sexuales de riesgo no planeadas. Si cree que su familia es inmune a este problema, piénselo dos veces. Un informe del gobierno de Estados Unidos señaló: “La drogadicción no es solo problema de los pobres, las minorías o los barrios bajos. [...] Afecta a personas de toda clase social y del país entero. Es un problema de todos”.

Aun así, muchos padres no perciben el peligro hasta que es demasiado tarde. Ese fue el caso de una joven brasileña. “Ella solía tomar bebidas alcohólicas —cuenta su hermana, Regina*—, pero a mi familia le hacía gracia. Sin embargo, a raíz de ello comenzó a drogarse junto con sus novios. Como mis padres nunca le hicieron ver las consecuencias de sus actos, la situación se les fue de las manos. Varias veces se marchó de casa y estuvo desaparecida, y siempre que la policía encontraba a una chica muerta, llamaban a mi padre para verificar si era ella. Todos sufrimos muchísimo.”

La Organización Mundial de la Salud apunta cinco razones básicas por las que un joven pudiera verse tentado a consumir drogas:

(1 para sentirse mayor y tomar sus propias decisiones

(2 para ser aceptado

(3 para relajarse y sentirse bien

(4 porque le atrae el riesgo y es una señal de rebeldía

(5 por curiosidad.

La facilidad con que se consiguen las sustancias adictivas, así como la presión de grupo, también pueden empujar a un joven a emprender tal proceder autodestructivo. “Mis padres nunca nos explicaron nada sobre las drogas. En la escuela, los profesores solo mencionaban el asunto pero no ahondaban en él”, explica Luiz Antonio, un muchacho brasileño que comenzó a drogarse a los 14 años a instancias de sus compañeros. Más tarde, cuando intentó dejarlo, los “amigos” que le vendían la droga lo obligaron a punta de cuchillo a seguir con el vicio.

¿Se ha puesto a pensar si sus propios hijos están en peligro? ¿Qué ha hecho para alejarlos de las drogas? El siguiente artículo examinará algunas medidas que usted como padre puede tomar para protegerlos.

ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión